Beneficios de dejar de fumar

Los beneficios para la salud comienzan casi inmediatamente, pero cada semana, mes y año sin consumir tabaco su salud mejora aún más.

Libre

Ser libre

Dentro de …

20 minutos

Su presión arterial, el pulso y la temperatura de sus manos y pies  han vuelto a la normalidad. La temperatura corporal de las manos y pies se incrementan al nivel normal

8 horas

La nicotina en el torrente sanguíneo se ha reducido al 6,00 % de los niveles diarios máximos normales, una reducción del 94,00%.

12 horas

Su nivel de oxígeno en la sangre se ha incrementado a lo normal. Los niveles de monóxido de carbono se han reducido a la normalidad.

24 horas

La ansiedad ha tocado techo en intensidad y en dos semanas retornará a los niveles previos a dejar de fumar. El riesgo de un ataque cardíaco súbito disminuye.

48 horas

Las terminaciones nerviosas dañadas han comenzado a crecer de nuevo y su sentido del olfato y el gusto están empezando a volver a la normalidad. La ira y la irritabilidad  habrán alcanzado su punto máximo.

72 horas

Su cuerpo estará  el 100% libre de nicotina y más del 90% de todos los metabolitos de la nicotina (los productos químicos en los que se descompone). Los síntomas de la abstinencia de sustancias químicas han tocado techo en intensidad, incluyendo la inquietud. La respiración es cada vez más fácil y la capacidad funcional del pulmón está comenzando a aumentar.

5 – 8 días

El exfumador se enfrenta en “promedio” a tres episodios de  antojos por fumar al  día. Aunque es posible que la distorsión del tiempo pueda hacer que  minutos parezcan horas, es poco probable que un solo episodio dure más de 3 minutos.

10 días a 2 semanas

La recuperación probablemente ha progresado hasta el punto en que su adicción ya no lideriza sus pensamientos. La circulación sanguínea en las encías y los dientes son ahora similar a la de un no fumador.

2 a 4 semanas

La ira, ansiedad, dificultad para concentrarse, la impaciencia, el insomnio, inquietud y la depresión han terminado. Si todavía experimenta cualquiera de estos síntomas consulte al médico.

2 semanas a 3 meses

Su riesgo de ataque al corazón ha comenzado a caer. Su función pulmonar está comenzando a mejorar. De 2 semanas a 3 meses de dejarlo: mejora la circulación y se hace más fácil caminar. Los pulmones trabajan mejor y las heridas sanan más rápidamente.

3 semanas a 3 meses

Su circulación ha mejorado sustancialmente. Andar se lleva mejor. Su tos crónica, en su caso, es probable que haya desaparecido. Si no, consiga ser visto por un médico.

1 a 9 meses

Los cilios  vuelto a crecer en los pulmones, lo que aumenta su capacidad para controlar las mucosidades, mantener los pulmones limpios y reducir las infecciones. De 1 a 9 meses de dejarlo: usted tiene más energía. Los síntomas relacionados con el tabaquismo tales como tos, congestión nasal, fatiga, y dificultad respiratoria mejoran. Usted tendrá menos enfermedades, resfriados y ataques de asma. Gradualmente disminuirá la dificultad para respirar con las actividades diarias.

1 año

El exceso de riesgo de enfermedad coronaria, infarto de miocardio y accidente cerebrovascular se ha reducido a menos de la mitad del de un fumador. Al año de dejarlo: el riesgo de cardiopatía coronaria es la mitad que el de alguien que aún consume tabaco.

5 años

Su riesgo de una hemorragia subaracnoidea (cerebral) se ha reducido al 59% de su riesgo mientras fumaba (2012 estudio). En las mujeres el riesgo de desarrollar diabetes es ahora  igual al de  los no  fumadores. A los 5 años de dejarlo: la tasa de muerte por cáncer de pulmón disminuye casi en un 50% comparada con la de fumadores de 1 paquete al día; el riesgo de cáncer de la boca es la mitad que el de un consumidor de tabaco.

10 años

Su riesgo de ser diagnosticado con cáncer de pulmón es entre el 30% y el 50%  del riesgo de un fumador habitual (estudio de 2005). El riesgo de muerte por cáncer de pulmón se ha reducido casi a la mitad si usted fuera un fumador promedio (un paquete por día). El riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y páncreas han disminuido. El riesgo de desarrollar diabetes, tanto para hombres y mujeres es ahora similar a la de un no fumador . A los 10 años de dejarlo: los riesgos de cáncer disminuyen. El riesgo de accidente cerebrovascular y cáncer pulmonar ahora son similares a los de alguien que nunca ha fumado.

13 años

El fumador promedio que es capaz de vivir hasta los 75 años tiene 5,8 dientes menos que un no fumador. Pero al año 13 después de dejar de fumar, el riesgo de pérdida de dientes inducida fumar se ha reducido al de un no fumador.

15 años

Su riesgo de enfermedad coronaria es ahora el de una persona que nunca ha fumado. Su riesgo de cáncer de páncreas se ha reducido a la de un no fumador..


Las personas que dejan de fumar, sin importar la edad, presentan un menor riesgo de morir por enfermedades asociadas con el tabaco que quienes continúan fumando:

  • Dejar de fumar a los 30 años: Los estudios revelan que los fumadores que dejan el tabaco alrededor de los 30 años de edad reducen su probabilidad de morir prematuramente por enfermedades relacionadas con fumar en más de 90% (1, 2).
  • Dejar de fumar a los 50 años: Las personas que dejan de fumar alrededor de los 50 años de edad reducen su riesgo de muerte prematura en más de 50% en comparación con quienes siguen fumando (2).
  • Dejar de fumar a los 60 años: Aún las personas que dejan el tabaco alrededor de los 60 años de edad o más,  viven más tiempo que quienes siguen fumando (2).

Los bebés y niños con quienes usted vive tendrán:

  • Asma que es más fácil de controlar.
  • Menos visitas al servicio de urgencias.
  • Menos resfriados, infecciones del oído y neumonía.
  • Menor riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

1
Peto R, Darby S, Deo H, et al. Smoking, smoking cessation, and lung cancer in the U.K. since 1950: combination of national statistics with two case-control studies. British Medical Journal2000; 321(7257):323–329. [PubMed Abstract]

2
Doll R, Peto R, Boreham J, Sutherland I. Mortality in relation to smoking: 50 years’ observations on male British doctors. British Medical Journal 2004; 328(7455):1519–1527. [PubMed Abstract]