Riesgo cardiovascular

placa de ateroma

La imagen muestra arriba una arteria sana. En el medio la arteria con una placa de ateroma que obstruye parcialmente el paso de la sangre. Abajo, a la placa se añade un coagulo que termina por obstruir completamente el paso de la sangre.

Las enfermedades cardiovasculares ateroescleróticas (enfermedades relacionadas al sistema circulatorio: corazón, arterias y venas) permanecen como la mayor causa de muerte prematura en Europa.

Están estrechamente asociadas  al uso de tabaco, hábitos inadecuados de alimentación, inactividad física y otras variables psicosociales.

La Organización Mundial de la Salud ha establecido que hasta tres cuartos de la mortalidad cardiovascular (muertes debidas a enfermedades cardiovasculares) puede ser  prevenida implementando adecuados cambios en el estilo de vida.


¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?

Son las del corazón y los vasos sanguíneos (principalmente las arterias) causadas por “ateromas” o acumulación en sus paredes de una substancia grasa llamada colesterol, a manera de pequeños parches. Los ateromas hacen rígidas a las arterias y las estrechan limitando el paso de la sangre. Los ateromas también propician la formación de coágulos que pueden llegar a obstruir completamente el flujo de sangre a través de la arteria,  generando síntomas como angina de pecho, infarto del corazón, accidentes vasculares del cerebro ( Ictus) o enfermedad arterial periférica, dependiendo de la localización del ateroma y coágulo.


¿Qué es riesgo cardiovascular?

Vale la pena ejemplificar el concepto con una actividad usual como conducir un coche para viajar. Antes de emprender un viaje si somos precavidos evaluaremos la ruta, las condiciones climáticas, que el coche esté en buen estado lo mismo que el conductor.

placa de colesterol

La imagen muestra a la derecha, la ampliación de una de las arterias que proporcionan sangre al corazón o arteria coronaria, con una placa de colesterol a la que se añade un coagulo de sangre que bloquea totalmente el paso de la sangre provocando un infarto del músculo cardíaco.

A ello añadimos el conducir respetando las normas de tráfico ( respetar las señales, no exceder la velocidad, etc.) Iniciado el viaje en estas condiciones lo más probable es que lleguemos sin incidentes a nuestro destino. De todos es conocido que en la medida que no nos ceñimos  a las medidas de precaución y prevención establecidas, se incrementa la posibilidad de que ocurra un accidente fatal. Cuando estos aspectos son analizados  tomando en cuenta miles de conductores surge la información de cuáles son los factores, que de no ser tomados en cuenta generan el mayor número de accidentes (exceso de velocidad, ingerir alcohol, malas condiciones de la autovía, condiciones metereológicas adversas, no respetar las señales de tráfico etc.). Se establece entonces que hay una serie de factores que si están  presentes mientras se conduce un coche, se incrementa la posibilidad accidentes.

En Europa  y gran parte del resto del mundo las enfermedades cardiovasculares son la principal  causa de  muerte prematura. Es decir que en nuestro “viaje de vida” los accidentes más frecuentes son las enfermedades cardiovasculares.

En la actualidad se ha podido establecer cuáles son los factores que favorecen la aparición y desarrollo de enfermedades cardiovasculares y sus consiguientes accidentes. Estos factores se denominan Factores de Riesgo Cardiovascular,  definiendo riesgo cardiovascular como la probabilidad que tiene una persona de sufrir  alguna enfermedad cardiovascular dentro de un determinado lapso de tiempo.


¿Cuáles son los factores de riesgo cardiovascular?

Los factores de riesgo han sido clasificados en dos grupos dependiendo de si son  modificables o prevenibles.

Los no modificables:
  • Edad
  • Sexo (masculino o femenino)
  • Raza
  • Antecedentes familiares
Los que si se pueden modificar:
  • Hipertensión Arterial Sistémica
  • Valor de colesterol elevado en sangre
  • Diábetes y síndrome metabólico
  • Sobrepeso corporal
  • Tabaquismo
  • Sedentarismo o inactividad física
  • Abuso de alcohol
  • Ansiedad y estrés

¿Quiénes “deben” evaluar cuál es su riesgo cardiovascular?

  • Todo adulto mayor de 40 años
  • Adultos de cualquier edad con:
    • Historia familiar de enfermedad cardiovascular precoz. Por ejemplo si su padre o hermano desarrollaron enfermedad cardiovascular  (ej. Infarto cardíaco o accidente cerebro vascular) antes de la edad de 55 años, o su madre o hermana antes de los 65 años.
    • Algún familiar directo (padre, madre, hermano, hermana o hijos) con desordenes hereditarios de las grasas en sangre tales como hipercolesterolemia familiar o hiperlipidemia familiar combinada, que son enfermedades poco frecuentes.

¿Cómo puedo evaluar cuál es mi riesgo cardiovascular?

Teniendo en cuenta que las enfermedades cardiovasculares son relevantes desde el punto de vista de salud pública, la evaluación del riesgo cardiovascular se inicia desde las redes de atención primaria.

De lo que se trata es de determinar que factores de riesgo están presentes. Para ello Ud. debe informar a su médico sobre: 1) edad 2) género 3) historia familiar de enfermedades cardiovasculares  4) si fuma  5) consume alcohol  6) si es sedentario, 7) peso, 8) talla 9) perímetro abdominal 10) índice de masa corporal  11) presión arterial.  Requerirá además de pruebas de laboratorio con muestra de sangre para medir los niveles de colesterol y azúcar.

Con toda esta información  se puede calcular su riesgo particular haciendo uso de tablas o dispositivos (calculadoras) diseñadas para ello y basadas en numerosos y extensos estudios de población. El cálculo brinda finalmente un valor o nivel de riesgo cardiovascular.

En las personas que resulten con nivel de riesgo intermedio suele ser necesario recurrir a otras exploraciónes  complementarias,  luego de las cuales pueden finalizar siendo catalogadas de bajo o alto riesgo.


¿Qué significa el valor o nivel de riesgo cardiovascular?

Hecho el cálculo, el resultado se expresa como un porcentaje (%). Si por ejemplo el resultado es 24%, quiere decir que de cada 100 personas analizadas con un perfil similar al suyo, 24 van a padecer  enfermedad cardiovascular en los próximos 10 años.  Es de resaltar que el valor  NO  dice si usted será una de esas 24 personas.

Se ha establecido la siguiente escala de riesgo:

Nivel de riesgo Resultado
Alto
20% o más
Moderado 10-19%
Bajo
menor del 10%

A partir de los 40 años, en países como España el valor de riesgo cardiovascular habitual en ausencia de factores de riesgo cardiovascular oscila entre 1-2%.


heart and brain that walk hand in hand

¿Es posible disminuir mi valor de riesgo?

Ciertamente, a través del tratamiento de los factores de riesgo modificables. Hacerlo le permitirá mejorar tanto sus expectativas de vida como su calidad de vida.


¿Qué síntomas provocan los factores de riesgo?

En cuanto a los factores de riesgo modificables es importante resaltar que suelen estar presentes en personas totalmente asintomáticas, es decir,  una persona puede por años ser hipertensa, diabética, tener el colesterol elevado, fumar, tener unos kilos de más y ser sedentaria sin que ello genere síntoma relevante alguno. Cuando aparecen los síntomas, ya la enfermedad cardiovascular ha progresado a niveles que ponen  en riesgo la vida. De ahí la importancia de realizar una evaluación médica que permita descartar la presencia o no de estos factores dañinos para la salud y tomar medidas de prevención a tiempo.


¿Quiénes “deben” ser tratados para  reducir su riesgo cardiovascular?

  • Las personas en el grupo de riesgo alto.
  • Las personas con enfermedad cardiovascular para disminuir la posibilidad de que empeore o de desarrollar otra enfermedad cardiovascular
  • Las personas con diabetes
  • Las personas con  enfermedad renal